Guerra avisada no mata soldado

Queremos hacer una advertencia a la NED ahora que, finalmente, está saliendo a la luz toda la verdad sobre la doble moral del «feminismo» contrarrevolucionario.

Luego de que, durante nuestra contraofensiva, inculpamos a peces gordos como acosadores sexuales, toda la ridiculez y el chantaje se fueron desinflando hasta quedar en evidencia. Sandra Álvarez, Siro Cuartel, Aylín Torres Santana, Julio César Guanche, Mario Luis Reyes, Salomé García Bacallao, Massiel Rubio, Mel Herrera, Maikel González Vivero y Mónica Baró Sánchez, etcétera, fueron los autores del fracasado Me Too, quienes vieron cómo se les deshizo toda la campaña mediática entre un viernes y un sábado.

Siro Cuartel (Roberto Ariel Lamelo Piñón), con la bajeza que lo caracteriza, trató de tumbarnos la primera entrada; lo reconoció luego en un comentario desde un perfil falso. Mónica y Sandra, en el perfil de la primera, decían que no tenían dudas sobre la decencia de Armando Chaguaceda Noriega. Julio Cesar Guanche y Aylín Torres Santana bloquearon el perfil Karlito Marx y no dijeron ni pío.

La sorpresa los dejó mudos. No hubo más columnas en Oncuba, nadie salió con una supuesta saga de abusos contados en El Estornudo, como advirtió Mario Luis que sucedería. La desbandada ha sido grande. En medio de todo, lo peor fue la Mónica Baró desmintiendo a las muchachas de México y alegando que la investigación de la Universidad de Guanajuato había sido justa. No se quedó atrás Sandra Álvarez Ramírez, la «NEDgra Anticubana», cuando dijo que no puede haber punitivismo (cuando se trata de hombres de la gusanera, claro).

Guerra avisada…

Para que no vuelva a tomarlos desprevenidos, la presente captura es una muestra de botón del archivo que conservamos sobre estos temas, que incluye más revelaciones sobre sujetos de la contra. No es que lo vayamos a exponer todo ahora, sino que dejamos esta advertencia a la NED sobre el procedimiento cada vez que se vulnere el principio de presunción de inocencia a favor de un falso feminismo con tintes políticos.

muestra de botón de archivo

Con esto no acallamos los justos reclamos, sino que evitamos la instrumentalización de la lucha por las mujeres y, por ende, que esta se desvirtúe en manos de procederes terroristas. Tenemos varios gigas que, oportunamente y en dependencia de las jugadas de la NED y sus lacayos, sacaremos. Como sabemos hacer desde este espacio, defenderemos lo defendible y atacaremos, hasta su erradicación, lo que sea vil y despreciable.

Pronto estaremos de nuevo en esta lid, porque ellos intentarán volver, quizá con la complicidad de no pocos desde adentro. Ojalá nuestra labor, más que frenar al enemigo, contribuya a generar conciencia sobre el riesgo que supone este tema.

Seguimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.