La plataforma El toque, en su edición del pasado jueves, sacó al aire una mesa de debate sobre las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos, donde el principal analista era Chaguaceda. La gusanera asume al depredador como uno de los suyos, como un sujeto limpio, sin tacha. Así, actúan como compinches encubridores de un depredador sexual. La vida de las mujeres solo interesa cuando puede servir para atacar a Cuba y sus instituciones; mientras tanto, que las violen y maten. Esta es la hipocresía que hemos venido denunciando y de la cual Siro Cuartel es el aparentemente inofensivo mascarón de proa.

Desde diciembre, varios contrarrevolucionarios fuera de Cuba, entre los que están Siro, Sandra, Aylín, Guanche, Mónica Baró, toda la plataforma de Yo Sí Te Creo en Cuba, El Estornudo, El toque —y muchos otros que nunca han dicho ni pío sobre este tema— encubren al depredador sexual Armando Chaguaceda; un tipo al cual se le comprobó la agresión, el acoso y la violación de más de 17 mujeres en México.

chaguaceda depredador invitado

Como académico, este señor usaba el poder para chantajear a chicas casi menores de edad, a las cuales luego silenciaba mediante amenazas y concesiones de notas. De todo esto hay pruebas fiscales de la propia universidad, veredictos de culpabilidad y acusaciones en las redes. La prensa mexicana le dio cobertura de un altísimo nivel. Sin embargo, la respuesta de Sandra fue decir que “no es para tanto”, mientras que Aylín dice que “no tiene dudas de la decencia del hombre”. Mónica Baró intentó un mea culpa, pero la callada en su activismo de género obedeció a que prefiere no enfrentar la realidad, coherente con la actitud habitual de todos ellos.

Compinches encubridores por el Me Too en Cuba

intento de me too

Y es que Siro y los suyos están intentando revitalizar el Me Too en Cuba contra el comunismo, en sus propias palabras. En el muro de Saily González Velázquez ella dice que marxismo, acoso sexual, cultura y patriarcado son lo mismo en Cuba. Es lamentable que personas vinculadas a instituciones culturales cubanas se hayan sumado a la plataforma Yo Sí Te Creo En Cuba, que dirige la mercenaria Sandra Álvarez, y que otros se sumen a este llamamiento o le resten peligrosidad a Siro Cuartel, describiéndolo como un cadáver político.

firmantes

Conviene estar alertas

Llamo la atención sobre la erosión que esto produce a nuestras instituciones. Esto va de la mano de dolorosas complicidades que no deben ser vistas como simples gestos inocentes y desinformados; sino como prácticas insconscientes que implosionan desde adentro y dañan la obra, comprometiendo a personas, causas y decencias.

Por este camino, llegan hasta a tomar distancia de una plataforma que acusó recientemente a un grande de la música cubana, sin pruebas, justo el día de su muerte, sin importar el dolor de su familia. ¿Hasta cuándo vamos a permitir tanta miseria humana, tanta falta de valores en menoscabo de hombres de alto valor y función intelectual?

No solo se trata de acompañar a los encubridores de Chaguaceda, sino de atacar a Cuba junto con ellos, de tirar por tierra un legado, de humillar a seres humanos vil y bajamente, con impunidad y desde la propia “cultura”.

Lo mejor es que se haga un alto ante cualquier variante o camino habitado de oportunistas y seres reptantes, porque con estas actitudes apáticas se le da validez a Siro y al mercenarismo.

Solo falta que un día también hagan causa común con el Departamento de Estado, la NED y la CIA y luego digan que eso es luchar contra el machismo y el patriarcado.

Seguimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.