Feminismo contrarrevolucionario tremenda nota

El «feminismo» contrarrevolucionario hace su aparición en Tremenda Nota. Al parecer, el fracaso del intento de Me Too realizado por el pseudofeminismo contra tiene rabiosos a los elementos de la gusanera que pagan y sostienen ese discurso.

A estas alturas, según los planes de la NED (CIA), ya las redes cubanas debían estar saturadas de «potentes denuncias» relativas a la violencia de género, contra todos los hombres comunistas. Como respuesta a su Me Too selectivo e hipócrita, les propusimos otro dentro de las propias filas de la contrarrevolución. Ante el desafío, quienes compraron pescado le cogieron miedo a los ojos.

¿La respuesta? Callar, refunfuñar con rabia y por lo bajo; ponerse de acuerdo con algunos que hacen el juego desde las instituciones para reavivar el fuego pseudofeminista. No obstante, desde El Estornudo no hubo ni una jugada más. Además de blanquear al depredador sexual denunciado por nosotros, eligen pasar a otro tema. Con ello, nos dan la razón (quien calla otorga).

Aparte de cierto artículo desafortunado en alguna que otra revistilla de mala muerte, ahora el turno corresponde a Tremenda Nota. Esta borrachera periodística, haciendo gala de su nombre, le da curso a las elucubraciones de una tal Jessica Sabina, quien se autodenomina feminazi. Jessica arremete contra las mismas personas, llamándolas comunistas, cantantes que le rinden tributo a Chávez y Fidel —como si machista y marxista fueran sinónimos.

Dime quién te apoya… y te diré qué quieres

El enfoque de la militancia mediocre del «feminismo» gusano consiste en equiparar a Cuba con el patriarcado para engrosar una masa crítica que permita seguir justificando el acoso económico, político y cultural a la Isla por parte de los Estados Unidos. Ello ocurre en medio de una situación que empeoró con las más de doscientas medidas de recrudecimiento del bloqueo, cortesía de Donald Trump y sostenidas por el actual presidente Joe Biden.

La embajada yanqui en La Habana, que apoya el recrudecimiento de las medidas de bloqueo, continúa tuiteando acerca de su «preocupación» por la violencia de género en Cuba, en entusiasta respaldo a la más reciente campaña anticubana.

Omisiones ilustrativas del «feminismo» contrarrevolucionario

La tal Sabina trata, en primer lugar, de repartir la culpa entre los colegas de la trova revolucionaria. Luego, procede a inculpar al Estado, al que etiqueta de «macho violador». Acto seguido, toma posición con respecto a la izquierda marxista y el feminismo revolucionario. A la vez, exalta a plataformas francamente pro yanqui como 11 M y Yo Sí Te Creo (Negra Cubana).

Con todo, la «autora» omite que cuando denunciamos a Armando Chaguaceda por sus acosos sexuales demostrados, hubo complicidad y justificación por parte de los gusanos. Entonces, ¿con qué moral vienen a decir que Cuba es machista, estos «humanistas» de doble estándar? La burda maniobra pasa desapercibida como el intento de una chiquilla insolente por agradar a los pagadores y conseguir alguna piltrafa.

Más aún, Tremenda Nota es un panfleto mal pagado por la NED. De ello tenemos pruebas más que suficientes. El vínculo de su directiva con la política anticubana lo erige en protagonista de estos mecanismos de linchamiento.

No nos interesa otra cosa que desenmascararlos, no estamos contra los derechos de ninguna mujer u hombre. Cumplimos un cometido social.

Seguimos.

Un comentario en ««Feminismo» contrarrevolucionario: Tremenda nota fallida»
  1. Que se preocupen por la violencia generalizada, la discriminación racial y la deuda impagable que hay en EEUU y dejen a Cuba en paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.