Laura Tedesco le ofrece información a Gabriel Canaves

Laura Tedesco conspira contra Cuba a plena luz del día, mientras su discípulo Yunior García finge inocencia. Yunior García declara en todas partes que está contra el «embargo». Entonces, debemos suponer que el objetivo de sus encuentros con el Encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos fue suplicar por el cese de esta política hacia Cuba.

Los talleres a los que asistió en Argentina y España no tuvieron fines subversivos. Apenas fueron el resultado de la curiosidad científica de Laura Tedesco y su colega Rut Diamint de la Universidad Torcuato Di Tella, en Buenos Aires.

Sin embargo, un hallazgo reciente revela otra realidad: Laura no solo pretende poner límite al papel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias e impulsar una transición política en Cuba. También presiona a empresarios españoles para que abandonen sus compromisos y negocios en Cuba.

Perfil de LinkedIn de Gabriel Canaves
Gabriel Canaves es el Chief HR Officer de Meliá Internacional.

Laura Tedesco contacta a un empresario de Meliá para Cuba

Un mensaje suyo a Gabriel Canaves, de Sol Meliá, pone en ridículo a su «operador político» en la Isla y hace trizas el edificio de mentiras esmeradamente construido tras su graduación. El comentario dice: «Soy politóloga y desde 2016 tengo un proyecto de investigación sobre Cuba, país donde he viajado muchas veces. Sería sumamente interesante poder conversar sobre el funcionamiento de las inversiones extranjeras. Soy profesora de la Saint Louis University de Madrid. (…) Le agradecería mucho que pueda enviarme su correo electrónico a donde pueda enviarle más información (…)».

Canaves, empresario de la cadena Meliá, se había reunido con el Presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, para hablarle de los retos de los empresarios ibéricos con Cuba. En ese encuentro, destacó de manera enfática: «es un país maravilloso con el que personalmente tengo compromisos, donde se pueden encontrar playas paradisíacas y destinos que son patrimonio de la humanidad y de la UNESCO como La Habana, Trinidad, Cienfuegos y Camagüey». Todo ello disgusta y preocupa a la profe de Yunior García Aguilera, quien inmediatamente se movilizó para sabotear la relación de los dos gobiernos. Poco importa si perjudica los lazos culturales entre ambos pueblos.

Un techo de vidrio «hecho en la NED»

Esta es la misma Laura que acusa al agente Fernando de espía por viajar una vez a España en su condición de agente de la Seguridad del Estado cubana. Me pregunto, ¿cómo considerar la actividad de ella, quien declara abiertamente haber visitado Cuba muchas veces? En su caso, no solo para reunir información social, económica y militar. También para articularse, según los datos por ella reunidos, con la política de guerra económica de Estados Unidos contra nuestro país. ¿Quién, entonces, es el espía?

Ahora, esta señora está vinculada al Instituto Carnegie para la Paz Internacional, un organismo dirigido, hasta marzo de este año, por el actual Director General de la CIA. ¿Cuál sería su interés de tributar información a Gabriel Canaves?

Gabriel Canaves destaca su compromiso con Cuba
Gabriel Canaves comenta sobre su reunión con Pedro Sánchez.

Si los innumerables viajes de Laura a Cuba fueron como turista, se supone que su opinión debería apoyar la voluntad del empresario de Meliá Internacional. Sin embargo, nos asiste todo el derecho a esperar lo contrario. Conocemos la labor que Laura y su colega Rut desarrollaron con Yunior García. Además, sabemos que este viajó a España con pasaporte oficial, asistió a un evento paramilitar y se armó como actor político. Con esas acciones, mostró su desprecio por el papel de la cultura en la hermandad de los pueblos.

Ahora Yunior dirá que esto no es así.

Seguimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.