Hemos recibido en los dos últimos días no pocos mensajes de preocupación y de apoyo, debido a la producción y circulación de una publicación por el usuario Pro Max, manejado por Lester Pro. El compañero, aunque no menciona nuestro sitio, incluye capturas de una conversación mía con un usuario, en uno de los grupos en Telegram. Se apoya en estas imágenes para endilgar a nuestra página en FB una trayectoria contrarrevolucionaria, sin tomar en cuenta, por supuesto, las casi trescientas publicaciones contra mercenarios pagados por los Estados Unidos y otras agencias. El libelo intenta «demostrar» que somos demonios mientras obvia mi preocupación por la presencia de Rolando Prats en los grupos de Telegram cubanos.

Quizás, si estuviera consciente de su significado, Lester no las hubiera empleado al manejar las evidencias para lograr determinados propósitos (hasta ahora, desconocidos). Les explico brevemente por qué. Resulta que Rolando Prats —de quien hablo en las capturas traídas por Lester para demostrar mi traición a la Revolución— sí conspiró contra el socialismo de Fidel. Lo hizo, además, en el contexto más difícil del proceso revolucionario: cuando caía el muro de Berlín y desaparecía la URSS, junto a ese gran proyecto de justicia que fue el campo socialista. El imperio arreció sus medidas de presión con nuevas leyes extraterritoriales y desencadenó una ola de acciones violentas y atentados contra el principal sector económico del país. Estas causaron hasta la muerte de un joven turista italiano.

Los manejos de Prats

En medio de las graves amenazas que se cernían sobre Cuba, otros cinco jóvenes cubanos partieron hacia los Estados Unidos bajo falsas, pero necesarias identidades (Viramontes y Rubén Campa, por ejemplo). Mientras esto sucedía, Rolando Prats se dedicaba (con su perfil real, ja ja ja) a subvertir la Revolución, junto al despreciable mercenario Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco (el Camaján). Ambos fundaron un Partido como alternativa o tercera opción al de Fidel y lo llamaron Corriente Socialista Democrática Cubana. El propósito: posicionar una línea política emergente de la institucionalidad cubana y, con ello, debilitar el llamado de unidad del Comandante en Jefe.

Libro Los disidentes menciona a Rolando Prats

En varios momentos Fidel aseveró que tales vertientes jamás tendrán tribunas en nuestro país, basado en los procesos históricos del Zanjón y la Enmienda Platt, ejemplos bien claros para los cubanos. Recuerdo también que aprobamos de manera voluntaria un acta que refrenda una verdad: Cuba será un eterno Baraguá.

Departamento de Estado y Rolando Prats comparten planes

El propio Departamento de Estado señala a Prats como uno de los «disidentes» para impulsar un cambio político en la isla. Primero, fundar una falsa y edulcorada institucionalidad, incluso bajo el nombre de Socialismo, que diera paso a la normalización de posiciones blandengues y cobardes. Luego, correr hacia la derecha a los verdaderos revolucionarios, llamándolos radicales. Finalmente, apagar el faro de América Latina.

Alguien puede imaginarse qué pensarían hoy de los cubanos aquellos revolucionarios de Nuestra América, si hubieran avanzado en la Isla estas ideas neoliberales y socialdemócratas de Rolando Prats, Elizardo Sánchez Santa Cruz Pacheco, Vladimiro Roca Antúnez, Martha Beatriz Roque Cabello, Manuel Cuesta Morúa, Felix Antonio Bonne Carcasses, René de Jesús Gómez Manzano, Carlos Jesús Menéndez y un largo etcétera de gusanitos y mercenarios. Precisamente, eso es lo que señala esta página.

No somos demonios

Ahora, volviendo a Lester Pro o Pro Max. Este compañerito fue expulsado de Karlito Marx (Grupo Debate) en Telegram, y en la tarde de ese día, le dije lo siguiente cuando le pedí a uno de los administradores que lo bloqueara: «no vayas por ahí diciendo que Karlito dice que tú eres gusano (…), no es gusano, nada más es un comemierda».

karlito aclara a lesterpro en Telegram

No somos demonios. Karlito Marx es sencillamente un proyecto bajo el diminutivo del gran líder revolucionario, a quien, desde la más absoluta humildad, le rendimos honor y lo estudiamos. Somos un pequeño grupo que, como toda formación humana, padecemos de imperfecciones y cometemos errores. Pero nunca hemos cometido una indecencia, jamás afirmamos algo sin demostrar y evidenciar con pruebas.

Además, no tenemos relación editorial con Prometeo, Ustariz, Tavarich Rojo y la Marcela que mencionas. Si eres sincero, reconocerás que en el grupo publicamos un trabajo tuyo contra la manipulación de la mafia sobre la actuación de las autoridades el 11 de julio. O sea, esos perfiles a los cuales intentas vincularnos, no contaron con la anuencia que te otorgamos. Es más, Prometeo fue bloqueado, mientras que nosotros lo estamos del grupo que administra Ustariz en Telegram.

Trabajamos por las buenas causas

Somos defensores de las causas de la mujer, de las luchas por los derechos sociales de las comunidades LGBT. Nos enfrentamos en las redes a cualquier tipo de discriminación, incluyendo el racismo. Nos preciamos de haberle salido al paso y defendido a personas linchadas por elementos fascistas de la mafia anticubana de Miami. Con estas acciones, contribuimos, junto a otras plataformas, a generar un escenario más propicio y sano en las redes para comunicar la verdad de la Revolución cubana. Todo ello, va acompañado muchas veces de actitudes cobardes que no salen, alegando que este o el otro gusano es un cadáver político (como si los miembros de este grupo no supieran de la pata que cojean). No hacemos alianza con propuestas del feminismo liberal. Solo reconocemos aquellas que amasan con nuestra tradición cultural.

El grupo nuestro se involucra en estos momentos en el enfrentamiento a las agresiones contra Cuba, que tendrán lugar en el contexto de la IX Cumbre de las Americas, en Los Angeles. Hemos encontrado pruebas interesantes sobre la hipocresía del Departamento de Estado, la misma institución que reconoce en Prats a un «honorable» opositor. No obstante, algunos quieren que lo veamos como neocomunista, mientras nos endilgan epítetos como demonios, contrarrevolucionarios, etcétera. Dejen el cuento.

Finalmente, reiteramos nuestras interrogantes sobre sus probados nexos con la socialdemocracia. Creemos en la transparencia y, peor que un perfil falso es un perfil verdadero que posee alianzas con falsos comunistas.

Abrazo a los seguidores.

Seguimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.