Los pasados días 9 y 10 de diciembre Yunior García Aguilera publicó en su muro en Facebook nuevos escritos ofensivos que siguen las líneas de sus instructores del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL) y de la Universidad norteamericana de Saint Louis, en Madrid. A esta última asistió en septiembre del pasado año como delegado al cuarto taller “Diálogo sobre Cuba”, donde se abordó el papel de las fuerzas armadas en el proceso democrático. Allí, según ha dicho, viajó con pasaporte institucional y bajo su condición de artista y joven intelectual.

Yunior ha manifestado que se “reúne y retrata con quien le da la gana”, en respuesta a revelaciones donde aparece junto a connotados contrarrevolucionarios internos. También, junto a políticos de Argentina y España como el ex presidente Felipe González, archiconocido por sus exhortaciones indecorosas a Cuba en relación con las Revoluciones de colores en Europa durante la década de los años 90, previo a la caída del llamado bloque socialista.

En un fragmento de las publicaciones, el artista expresó: “cuando por fin rindamos culto a la dignidad plena de nuestros hombres y mujeres, recordaremos con vergüenza los actos de repudio”. A esto pudiéramos responder: “cuando por fin rindamos culto a la dignidad plena de nuestros hombres y mujeres, recordaremos a los que disfrazaron sus ambiciones personales bajos consignas aprendidas en las escuelas políticas donde el imperio impulsó la guerra infinita contra la Patria”. ¿Por qué hago está afirmación? Porque su discurso manipulador ha sido develado al contrastarse con la verdad y los hechos concretos. Yunior García viene actuando con arreglo a los textos de sus instructores políticos del llamado “Golpe Suave”, como lo demuestran nuestras evidencias. En particular, lo ilustra una foto donde aparecen mirando una pantalla que publicita el título de un libro de Richard Youngs. En ese momento, Youngs les imparte clases como experto de Global Think Tank, una entidad con sede en Washington, cuya misión consiste en generar contenidos favorables a intereses hegemónicos.

El referido manual analiza los procesos subversivos de la década del 90 y ofrece variantes para su aplicación a nivel global. Temas como la formación de líderes, la confrontación contra las estructuras de gobierno, dinámicas de movilización, etcétera, evidentemente dejaron encantado al joven intelectual, pues manifestó en su discurso de graduación que en adelante respaldaría todas actividades de grupúsculos disidentes en nuestro país.

Yunior García presentó una queja formal contra los medios de difusión cubanos porque difaman, lo exponen como agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y una serie de fabricaciones más que nadie ha dicho. Lo cierto es que durante un año y dos meses mantuvo en secreto el carácter subversivo del evento y el pedigrí de las personas con las que compartió pupitre en Madrid. Pese a que salió con pasaporte oficial, no informó el resultado de su gestión cultural. Nunca dijo que las FAR y su país habían sido objeto de debate por expertos ajenos a nuestra soberanía. Tampoco que había sido condiscípulo de mercenarios pagados por la NED como el cabecilla Manuel Cuesta Morúa, quien reconoció su vínculo con esa institución durante una entrevista pública con el G2 en 2015, cuando intentó sabotear la Cumbre se la CELAC, bajo las órdenes de sus amigos en CADAL Hernán Alberro y Gabriel Salvia.

Manuel Cuesta Morúa – empleado de la NED

Nadie lo acusa en la Isla, sencillamente exponemos hechos, esclarecemos sus manipulaciones y desnudamos sus mentiras a las instituciones, contra las cuales arremete pidiendo un supuesto diálogo, apretando la cuerda, soñando que las FAR y el MININT lanzarán tanques de guerra, la aviación, carros lanza-aguas y proyectiles de metralletas contra su vivienda, como ocurre en cualquier parte del planeta donde aplican los dogmas de Richard Youngs sobre el golpe suave. Olvida Yunior que el escenario que vamos a escoger para derrotarlo es y será siempre el ideológico, y verán más abajo por qué lo afirmo.

¿Qué pudiera habernos contado Yunior García Aguilera de no haber callado durante todo este tiempo hasta su espectacular salto a la fama el 27 de noviembre?

Sobre su maestro Richard Youngs pudiera contarnos, además de su sapiencia en conflictos civiles, que es el esposo de Laura Tedesco, la profesora de la universidad de Saint Louis que lo invitó a Madrid. Con ella se reunió antes junto a su amiga Rut Diamint en Argentina, donde le habían glorificado sus cualidades de traidor y mercenario.

También, pudiera comentarnos que a su regreso el comité organizador le envió 200 Euros, 100 por encima del resto de los participantes al taller, como premio a sus resultados docentes y por el cariño profesado a estos odiadores de la verdadera democracia y de la izquierda revolucionaria en América Latina. Ya que viajó, según cuenta en sus publicaciones, con pasaporte institucional debió declarar el apoyo financiero, y así librarse de cualquier chanchullo con los fondos por parte de los organizadores, que degradaría la Universidad sede u otra entidad encubierta tras el centro de altos estudios norteamericanos.

Nunca dice qué hace Richard Youngs y de qué se ocupa el Tanque Pensante de Washington que este representa. No obstante, informes públicos en Internet dicen que apoya a organizaciones de la sociedad civil, pues “en los últimos años han surgido nuevos movimientos sociales comprometidos con formas innovadoras de protestas”; por tanto, deben analizar hasta qué punto están cambiando los patrones de actividad de la sociedad. Asimismo, estiman que “los gobiernos dificultan el funcionamiento y la financiación de las organizaciones de la sociedad civil».

Revisando el currículum de Laura Tedesco destacan varias referencias a Cuba, que la hacen acreedora de méritos. En su actividad “pedagógica y doctoral” destaca como directora sobre los “Cambios y rol de las FAR” para la Universidad de Saint Louis y Torcuato de Argentina, además de promover talleres sobre Cuba. También, identificamos un grupo de artículos como “Violaciones de los Derechos Humanos en Cuba, altas y bajas”, “Incertidumbres y paradojas acerca de Cuba”, “Atrapados en Cuba”, “Cuba final: una deriva”, entre otros méritos gracias a su interés y servicios contra nuestro país.

Tampoco se sabe por medio de Yunior de la asistencia al taller “Diálogos sobre Cuba” del ex Subsecretario de Defensa de Chile Marcos Robledo, periodista y profesor universitario, quien viajó a España para participar como ponente en la cita organizada por Laura Tedesco. Al concluir el evento la Fundación Carolina de España lo entrevistó. A continuación reproducimos sus declaraciones en respuesta a la pregunta: ¿Cuál cree que debe ser el papel de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, mirando hacia el futuro de Cuba?

Marcos Robledo: “En Cuba hay un proceso político muy complejo que transita desde un régimen como el cubano hacia un estadio distinto, pero en los términos planteados por el mismo régimen. Se trata de un proceso de transición desde el punto de vista económico hacia algo distinto; pero todavía estamos por ver los resultados que tendrá esa dinámica. Mientras tanto, se siguen dando situaciones complejas desde el punto de vista de la observación de los Derechos humanos. En todo caso, todavía hay mucho camino que recorrer, y los actores democráticos de la comunidad internacional tienen una posición clara sobre hacia dónde tiene que avanzar Cuba: hacia un régimen democrático y, sobre todo, hacia un régimen que respete los derechos humanos”.

Marcos Robledo – Red Latinoamericana de Seguridad Inclusiva y Sostenible

Estas son las opiniones de su condiscípulo latinoamericano en el taller sobre Cuba, aunque diga en todas partes que fue invitado como artista e intelectual. No descarto que el muchacho encuentre en todo esto la manera de poner a prueba sus capacidades histriónicas, pues esa es su vocación esencial. Pero mientras no se compruebe sigo creyendo que gesta una buena conspiración.

Felipe González – Presidente del Gobierno de España (1982-1996)

Es evidente que Yunior apuesta por la confrontación, aunque repita mil veces el vocablo “diálogo”. Se muestra autosuficiente, ególatra, insolente, cobarde, escurridizo, mentiroso; quiere engañar a su pueblo y colegas del arte, enfrentarlos a sus instituciones. Nadie lo acusa de agente CIA, solo estamos denunciando hechos y pruebas sobre su actuar mezquino, cuando busca deformar la historia de su país, descontextualizar el pensamiento Martiano para emplear frases que justifiquen su traición.

Las preguntas son:

¿Los que secundan a Yunior sabían estos hechos y otras historias que aún falta por
contar?

¿Yunior les habló de sus antecedentes?

¿Actúan por criterios honrados?

¿Qué pintan estos académicos mequetrefes dando opiniones sobre nuestras fuerzas armadas, si su internacionalismo no sobrepasa la intolerancia del hombre salvaje o primitivo?

De la misma manera que los “muchachos” de San Isidro se encuentran en las antípodas del arte, Yunior se está alejando del título que ostenta de la Escuela Nacional de Arte, que una vez la Revolución puso en sus manos —como desde el 59 puso el arte al alcance de todos los hijos de trabajadores, negros y blancos, mujeres y hombres, campesinos, obreros y no pará una élite que este quiere resucitar en nombre de la democracia.

Ex Subsecretario de Defensa de Chile Marcos Robledo

Como señalé arriba, Yunior pretende llevar su activismo hacia un escenario de confrontación. Por ello, responde con evasivas a la invitación al debate ideológico. Esto ocurre, sencillamente, porque se guía por los dogmas de los manuales de Open Society Foundation, del supremacista y magnate George Soros, del cual hemos hablado muchas veces. De él, sabemos que traicionó a las comunidades judías de las cuales se auto-excomulgó para apoyar las segregaciones nazis en Europa, su continente preferido, al cual debían librar de las persecuciones contra negros e inmigrantes de todas partes de África. Ese continente anegado por la sangre de soldados de nuestras FAR que Yunior quiere ayudar a cambiar al gusto de los nuevos colonizadores.

Seguimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.