El agente de cambio Yunior García durante su participación en el curso Diálogos sobre Cuba en Madrid

Yunior García opera como un «agente de cambio» para una transición en Cuba. ¿Qué son los agentes de cambio y cómo se insertan en el intento de revuelta de colores?

El panorama actual ha propiciado un rosario de procesos en el hemisferio donde, muchas veces bajo un manto “progresista”, se ha logrado traspasos de gobiernos, nuevas constituciones y transiciones hacia economías ultra neoliberales.

La élite globalista que sostiene los hilos de este poder coordinado y único aprovecha las condiciones de homogeneidad de los problemas creados a las masas. Su propósito es inducirles otras “metas” en el orden ideológico-político, por medio de la llamada ingeniería social.

La etapa transicional hacia un capitalismo fundamentalista y privatizador revive a través de lo que cientistas políticos llaman la “posdemocracia”. Este término se refiere a un estadío de disolución de los mecanismos legales, jurídicos y políticos consensuados que garantizan el funcionamiento de las naciones y el bienestar de los pueblos.

Ese cambio global se está tratando de realizar lo más rápido posible, con el fin de conseguir un gobierno único y políticas totalitarias. Todo ello se hace en nombre de una supuesta “libertad” y un “progresismo” basados en los colores, la diversidad, el derecho al disenso y el manejo de las redes sociales.

Si bien esto aparece como nuevo, la expresión “capitalismo con rostro humano” se parece mucho a “socialismo con rostro humano”.  Esta última abanderó las transiciones hacia el neoliberalismo que resultaron de las llamadas revoluciones de terciopelo en Europa del Este. Sus “líderes” Vaclav Havel, Lech Walesa y otros actuaban bajo la égida y entrenamiento de la CIA.

Los escenarios de cambio son preparados desde tanques pensantes

Es precisamente hacia ese capitalismo con rostro humano (que no existe) hacia donde  quieren llevarnos quienes diseñan estas provocaciones. Para lograr su objetivo, apuestan por apropiarse, en una maniobra ideológico-política, del concepto de revolución y resignificar los espacios de cambio desde esta derecha encubierta. Las agencias pantalla que hace meses preparan esta masa crítica, sobre todo la Open Society, promueven, precisamente, una “sociedad abierta” ultraliberal, que se presenta como “más revolucionaria que nadie” cuando en verdad es un totalitarismo férreo y feroz.

Este escenario se prepara desde muchísimo antes por los tanques pensantes de ese poder globalista. Sin ir más lejos, el cerebro de tales manejos, el politólogo Gene Sharp, tuvo vínculos muy estrechos en la creación y seguimiento del fenómeno Guaidó en Venezuela. Esta intentona política sirvió de ensayo hacia otras que, den o no resultado, actúan como un catalizador de cierta masa crítica de personas, reunidas en torno a intereses hegemonistas de los cuales ni siquiera son conscientes.

Los llamados «agentes de cambio» están conscientes de su papel

¿Quiénes sí están conscientes de lo que significan estos escenarios? ¿Para qué se realizan y hacia dónde van?

Los líderes tipo Guaidó, o sea, los llamados “agentes de cambio”. Estos son seleccionados entre la generación de los milenials, casi siempre en las universidades, los movimientos sociales y las vanguardias artísticas.

Tal es el caso de Yunior García Aguilera, un artista «inquieto», al que se le ofreció la zanahoria de la discordia desde que, hace años, hiciera unas incendiarias declaraciones en un evento de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

Trayectoria del «agente de cambio» Yunior García

Este teatrista, en aquel entonces, dejó claras sus insatisfacciones con el accionar político de ciertos líderes partidistas y del gobierno de su provincia. Sus razones fueron tenidas en cuenta y anotadas con decencia por las autoridades ahí presentes. Lejos de lo que dijera la propaganda, Yunior siguió siendo un invitado habitual a las Romerías de Mayo y uno de los jóvenes más activos del país en el movimiento teatral.

Aún así, el audio de sus declaraciones fue sacado de contexto y diseminado por las redes sociales. Ello constituyó un intento por parte de la contrarrevolución de manchar a la juventud. Con este objetivo, se colocaron pensamientos y acciones en voz de Yunior que él mismo aún ni había validado.

El reclutamiento de agentes como Yunior García es una práctica común

El caso de Yunior, que ahora mismo sigue un guion en línea con Open Society Foundation como agente de cambio, se replica en varios de los firmantes de la carta famosa desde la Universidad Iberoamericana de México. Esta institución, que ha ofrecido becas a jóvenes cubanos en carreras humanísticas por quinquenios, realiza ahora declaraciones en contra del proceso cubano.

La formación de esos líderes pasa por su preparación política bajo el manto de cursos de humanidades. Así, no es casualidad que la invitación viniera de la Saints Louis University en Madrid. Este es uno de los centros que promueven el neoliberalismo más rancio, enmascarado en la línea del capitalismo con rostro humano que promueve la élite globalista.

No son tiempos para ingenuidades

Conscientes o no de su papel como posibles agentes de cambio, el trabajo de ingeniería con estos jóvenes tiene un objetivo único que ya ha sido probado en otros escenarios. Se trata de una vieja agenda de dominio. No son tiempos para ingenuidades.

Tampoco es casual el reflejo del “feminismo” más rancio en las obras de Yunior. Aún más justo cuando Cuba recibe ataques por la problemática de género como parte de la política de acoso y amedrentamiento diplomático que sufre el país en los organismos de derechos humanos.

La siguiente serie estará dirigida a describir el paso de Yunior García por esta universidad norteamericana en Madrid. Hablaremos de sus profesores, programas de estudios, compañeros de aula, graduación, salidas y paseos, reuniones con políticos, incluidos ex generales chilenos.

¿Qué les parece este artista?

¿Será que por su capacidades histriónicas y mercenarias logró aprobar su examen de oposición para tan alto centro de estudios?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.